Quiénes Somos : Presentación

El Instituto Cristo Rey (ICR) es una sociedad religiosa, compuesta de sacerdotes y hermanos coadjutores, que, separados del mundo y mediante la profesión de los consejos evangélicos (de castidad, pobreza y obediencia), de una vida fraterna y estable en común se consagran totalmente a Dios, no buscando sino su mayor gloria, en la extensión del Reino de Jesucristo, al servicio de la Santa Madre Iglesia Católica.

El R. P. José Luis Torres-Pardo es el Fundador del ICR. El Instituto nació en la Arquidiócesis de Rosario, Argentina, en 1980, con el apoyo y la aprobación de los Arzobispos de ese lugar. Desde el aspecto canónico, el ICR actualmente es una "Asociación pública eclesiástica", con vistas a ser aprobado como “Instituto religioso”.

La Casa Madre del ICR se encuentra en Argentina, en la ciudad de Roldán (Provincia de Santa Fe), dentro de la circunscripción eclesiástica de la Arquidiócesis de Rosario.

La realeza de Jesucristo, tanto individual como social, es el carisma, la misión y la razón de ser del Instituto, cuyos miembros han de vivirla en su triple dimensión: monástica, doctrinal y apostólica. Fin primario del Instituto Cristo Rey es el servicio a los sacerdotes y consagrados, ayudándoles en su renovación espiritual y formación doctrinal, con vistas a su acción pastoral.

Para lograr sus fines utiliza como medios principales: la predicación de la Palabra de Dios, la dirección de los Ejercicios Espirituales y la docencia de materias eclesiásticas.

Se dedica, al mismo tiempo, a la formación y santificación de los fieles laicos, dando prioridad a la "Legión de Cristo Rey".


 

La Legión de Cristo Rey es una “Asociación pública de fieles”, unida de manera indivisible al Instituto Cristo Rey. Fundada por el R.P. José Luis Torres-Pardo CR en 1974, ha sido erigida canónicamente en la Diócesis de San Luis, Argentina, en el año 2009.

Está integrada por fieles que participan del carisma y don fundacional del Instituto Cristo Rey. Su finalidad es la extensión del Reino de Jesucristo entre los hombres por la santificación de sus miembros, en el estado y condición de vida al que Dios los ha llamado, y por una acción apostólica personal y organizada al servicio de la Santa Madre Iglesia. Afianzados en su espíritu por los ejercicios ignacianos, los legionarios y legionarias de Cristo Rey trabajan por conformar el orden social de acuerdo a los valores evangélicos. Saben que nunca podrán hacer reinar a Jesús en la sociedad, si primero no lo hacen reinar en sus propias personas, en sus hogares y comunidades.

La Sede de gobierno de toda la Legión de Cristo Rey se encuentra en San Luis, Argentina.Su presencia y acción apostólica se extiende por gran parte del territorio argentino, y también en las arquidiócesis de Washington y Miami.

 




 
 
  “Para mí, vivir es Cristo” San Pablo